Otras noticias
Subscripciones

Suscríbase a las noticias de AMCHAM Guayaquil y manténgase informado.

Miércoles 23 de Abril de 2014

Vicepresidente Biden afirma que EE.UU. saldrá “bien parado” de los desafíos económicos que afronta

Washington — El vicepresidente Biden dijo que la situación económica de Estados Unidos está mejorando e instó a los países europeos a que resuelvan sus propias crisis económicas, puesto que, según dijo, una “Europa fuerte y capaz” favorece los intereses de Estados Unidos y del resto de la comunidad internacional.
En su intervención durante la Conferencia de Seguridad de Munich, celebrada en Alemania el 2 de febrero, Biden dijo que Estados Unidos estaba tomando “medidas difíciles, pero importantes, para sanear la economía” a raíz de la peor crisis económica mundial desde la Gran Depresión de la década de 1930.

Los legisladores estadounidenses están decididos a seguir reduciendo la deuda del país de manera equilibrada en los próximos años, afirmó Biden. Hizo mención de un acuerdo entre la administración Obama y el Congreso de Estados Unidos para recortar el gasto federal en casi 1.000 billones de dólares en los próximos diez años. Además, agregó el vicepresidente, los legisladores tomaron decisiones importantes con respecto al código tributario, hecho que aumentará la recaudación en 600.000 millones de dólares.

Queda trabajo por hacer, declaró, pero “vamos a salir bien parados en cuanto a nuestra ‘crisis’ económica y los precipicios a los que nos estamos acercando”, refiriéndose a los recientes desacuerdos sobre el aumento del límite de la deuda y la posibilidad de los recortes obligatorios del gasto federal, conocidos como “embargo”, que comenzarán a partir del 1 de marzo, a menos que el Congreso llegue a un acuerdo para evitarlos.

“La fortaleza de nuestra economía interna es la fuente principal de nuestro poder e influencia en el mundo”, dijo Biden, y el bienestar económico de Estados Unidos es una de las “obligaciones estratégicas que tiene el país con el resto del mundo”.

La economía de Estados Unidos es un motor esencial del crecimiento de la economía mundial y los gobiernos y mercados financieros internacionales vigilan de cerca los movimientos de su producto interno bruto, sus niveles de comercio internacional y sus políticas laborales y monetarias. Los mercados de divisas mundiales también observan la actividad económica de Estados Unidos porque el dólar estadounidense sirve de moneda mundial de reserva que apuntala el mercado cambiario internacional que está asociado con el flujo de las inversiones mundiales.

Biden dijo que Estados Unidos había asumido un mayor compromiso con los países en vías de desarrollo, en particular con países de Asia, pero “no a expensas de Europa”.
La mayor paz y estabilidad en la región y la defensa que propugna Estados Unidos por un mayor acceso al mercado y normas comerciales más justas también traerían beneficios para los clientes y empresas europeos. “El que Estados Unidos tenga mayor conexión con el mundo sirve los intereses de Europa, y deberíamos hacerlo juntos”, dijo.

Los aportes de Europa a la estabilidad y prosperidad mundiales también son esenciales y dependen de la fortaleza de sus economías y de su compromiso financiero con la seguridad. El vicepresidente reconoció que la recesión económica europea y la tentación de abandonar los compromisos del gasto en defensa dificultan su situación; sin embargo, agregó que “conservar nuestras capacidades es lo que nos permite avanzar en nuestra agenda mundial común”.
Biden afirmó que se habían tomado importantes medidas para afrontar la crisis en la Eurozona con la promesa del Banco Central Europeo de respaldar a los países que estén dispuestos a poner en práctica reformas y las medidas tomadas por Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia de encauzar sus economías por un derrotero más seguro.

“Los gobiernos de toda la Eurozona deben mantener su atención en el crecimiento y el empleo. Puede que estos problemas sean esencialmente europeos y requieran soluciones europeas, pero su solución tendrá enorme incidencia en los Estados Unidos de América y la economía mundial”, agregó.
De cara al futuro, Biden dijo que Europa y Estados Unidos tienen enormes posibilidades de ampliar su relación económica “tan pronto como pongamos en orden nuestros respectivos países”. Europa ya es el principal aliado económico de Estados Unidos, con más de 600.000 millones de dólares anuales en intercambios comerciales que generan y sostienen millones de empleos a ambos lados del Atlántico, así como una relación comercial general de 5.000 billones de dólares.

Instó a los legisladores europeos y estadounidenses a superar las diferencias reglamentarias y normativas para que se pueda aprobar un tratado transatlántico general de comercio e inversión.
“La cuestión es si tendremos la voluntad política para resolver estas diferencias que existen desde hace mucho tiempo. Y si es así, debemos ir en pos de una alianza transatlántica. Y si tomamos esta decisión, debemos tratar de hacerlo con rapidez y evitar prolongadas rondas de negociaciones”, dijo Biden. La idea de un acuerdo como este no es nueva; está “dentro de nuestro alcance” y rendirá beneficios “casi ilimitados”, agregó.

“Favorecería el crecimiento económico, la generación de empleo y, para ambos lados del Atlántico, fortalecería nuestro sistema de comercio internacional y, lo que es importante, nos ayudaría […] a aportar otro elemento de nuestra alianza transatlántica”, comentó Biden. 


Boletín Completo



Publicaciones

El mítico Silicon Valley

APRENDIENDO DEL LUGAR MÁS INNOVADOR DEL MUNDO

Encuesta


Participaría usted en un programa integral de Dirección de Proyectos?

Si

No

RECUPERAR CONTRASEÑA

CERRAR